viernes, 9 de noviembre de 2012

Sobre perros (por JD)



El perro quiere jugar y el dueño se presta, juega con él, le da juguetes, le enseña cosas nuevas y poco a poco el perro se excita, se pone nervioso y cree que tiene el poder sobre su dueño para jugar.
El perro se equivoca, su dueño juega con él por disfrute personal y por afán educador, pues los juegos tanto pueden ser lúdicos como educativos.

Entonces cuando el perro se sobreexcita y se cree que maneja a su dueño es hora de ponerlo en su sitio a través de correctivos. Empezamos con correctivos privativos, es decir privar al perro de lo que le gusta, un juguete por ejemplo, el perro debe comprender que el dueño es quien decide con que juguete puede disfrutar y cuando. Seguimos con correctivos de movilidad, al perro se le castiga en un cuarto o en una determinada posición para que comprenda que es su dueño quien decide a donde puede ir, como y cuando.

Si con estos dos tipos de correctivos el perro no se calma hay que ir aplicando mano dura, si ladra mucho un bozal viene de perlas, el perro aprenderá a ladrar solo cuando corresponda o cuando se lo solicite su dueño. El perro sigue rebelde y hay que provocarle algo de dolor, unas pinzas vienen bien, se le aplican en puntos sensibles de su cuerpo y hasta que no se calme no se le quitan, causa-efecto. La próxima vez solo con ver las pinzas se calmará, al hilo de esto último cualquier correctivo de los anteriores deben acompañarse de ordenes vocales especificas para que el perro con solo oírlas sepa lo que le puede ocurrir si no se comporta.

Como dije los anteriores se pueden considerar correctivos de comportamiento, después vendrían los castigos por desobediencia o por malas acciones. Se pueden aplicar los anteriores pero con mayor intensidad, en tiempo, dificultad, incomodidad o dolor. Los humillantes, que el perro haga algo en privado o en publico que lo ridiculice. Los repulsivos, algo que el perro odie o deteste y hacer que lo haga, coma, luzca... etc. En cuanto a castigos de dolor mis preferidos son los azotes, muy inmediatos, muy graduables en cuanto a dolor y que dejan un recuerdo posterior en incomodidad y humillación.

Estos serían digamos que las directrices básicas, se pueden combinar e innovar y cada dueño los aplica según su criterio personal y desde luego dependiendo del carácter del perro estos los necesitaran con mayor o menor frecuencia e intensidad.

Todo lo anterior lo describo como algo fuera del ámbito sexual, sin disfrute personal, algo que hay que hacerle comprender al perro evitando comportamientos sexuales durante los castigos. Si el perro es algo tonto (que también los hay) y se excita durante los correctivos o castigos de comportamiento, se le deberá aplicar un periodo de castidad forzada hasta que aprenda a distinguir cuando se trata de sexo y cuando no.


Fdo. JD

6 comentarios:

  1. ¿Que te hace pensar que castigar no provoca placer en el Amo?
    A mí me lo produce

    ResponderEliminar
  2. El control y educación del perro, a mi modo de ver, va mas allá de las prácticas sexuales, que es lo que quise plasmar. Que se siente placer castigando? no lo niego, es una faceta mas de la educación misma. Pero muchas veces hay que dejar el sexo a un lado para evitar comportamientos indeseados en el perro. Eso desde luego si lo que se persigue es una educación completa, si solo se se quiere un perro para disfrute sexual es otra cosa.

    ResponderEliminar
  3. Resumido y simple. opino lo mismo y lo llevo a la práctica, además para follar me vale cualquiera.. un sumiso es más que eso porque es MIO y quiero educar a MI manera lo que está en MI propiedad, es tan difícil de entender? ojetes abiertos hay muchos, mentes entregadas no

    Amo Severo= a mí castigar no me provoca exactamente placer, porque si castigo es por algo mal echo.. para disfrutar tenemos muchos otros momentos.

    Espero más entradas así, ""JD"" saludos desde Gijón.
    JUANMA {[ln]}

    ResponderEliminar
  4. Interesante lo que dices JD ,todo dependera de como eduques a tu perro , va mucho mas alla de lo sexual para muchos Amos ,para otros no.
    El tiempo te dira que cosas salieron bien y que no ,pero yo creo que algunas canas te sacara ,producto de su juventud .Un saludo. R.

    ResponderEliminar
  5. Bem vindo ao meu Blog!!

    Fico contente que você gostou.. volte sempre que desejar.. beijos da lua. :)

    ResponderEliminar
  6. Cada Dom tiene una forma de educar, y evidentemente el castigo no es un juego pero a veces forma parte del ritual de educar, ya que muchos sumisos precisan y necesitan ser castigados para contener su innata rebeldía, dándose incluso la situación de que las pinzas le excitan no le disuaden.
    En fin que esto es un mundo

    ResponderEliminar

¡Hey!, recuerda comentar todo aquello que has pensado al leerme, pero hazlo de manera constructiva y respetuosa, por favor. Siempre motivan los comentarios, así que espero el tuyo.