lunes, 21 de noviembre de 2016

perroladrador {JD}

No tengo que decepcionarme si no consigo lo que quiero o llenarme de orgullo ante un no. No tengo que coger la callada como respuesta, ponerme de morros y cruzarme de brazos en pataleta infantil si recibo un “no”. Porque el no, no siempre es malo. Soy consciente de que si JD dice que no, por algo es. No es un hombre descerebrado y tiene el coco bastante bien amueblado como para saber qué es lo mejor para ambos. Tengo que pensar un poco antes de hablar.

Sólo he de dejarme guiar y, sobre todo, disfrutar del viaje que hemos decidido emprender en compañía nuevamente. Disfrutar es tan necesario como todo lo demás para no volvernos tóxicos y aburridos.
Respiro hondo y lo miro: Me gusta lo que veo. Cierro los ojos, me centro en qué siento yo: Estoy tranquilo.
Apoyo la cabeza en su pecho y su olor hace que se me pongan los jodidos pelos de punta y se me ponga el rabo tieso y me salgan alas blancas y coloretes rojizos.

Lo que más disfruto es la consciencia. Soy ya consciente de que lo que hacemos no está mal (por fin). Mal estaría hacerlo sin un consenso entre ambos, mal estaría una relación llena de problemas, mal estaría la infidelidad, el interés, la mentira y toda esa larga lista de cosas que viven en muchas relaciones.
La consciencia de respirar hondo, mirarlo fijamente y entregarle las llaves de mi vida para que monte y desmonte a su antojo. La certeza de saber que acertará en lo que haga. Elegir que sea él quien decida. Sin ocultarme en ninguna secta o religión que me obligue a obedecer…, sin taparme tras un manipulador que me trata mal… de eso nada. Solo dos tíos sanos, con las cosas claras que reman hacia un mismo lugar en posiciones distintas.
No hay más. No vamos a idealizar ninguna relación perfecta. Vamos a tener problemas, desacuerdos y días bajos. Pero vamos a mantener esa línea de constancia porque ambos daremos lo mejor que tenemos. 
¿No es esta la clave?
Quiero esforzarme en dar lo mejor de mí. Mejorar, aprender y obedecer. Creo que estamos llenos de amor, que nos queremos y que teniendo claro cual es el lugar de cada uno, las cosas simplemente fluirán positivamente.

No quiero correrme más que cuando me toques tú, JD.
Desde el martes 8, cuando decidimos pasar juntos el fin de semana… solo quiero esperarte, ya no quiero correrme solo.
Quiero, claro que quiero, joder. Acostumbrado a paja por día quiero, aunque sea sin pensar demasiado, aunque sea sin ver porno, sólo manosearme un poco el rabo y sentir placer vacío y solo. En teoría quiero.
Pero en la práctica no. Me niego. Quiero esperarte.
Para que os hagáis una idea de como estoy... me puse cachondo al chupar un caramelo y al fregar el mango de la sartén..., es increíble. JD. JD. 
Tus manos tan grandes y mi espalda tan pequeña… y qué cachondo estuve el domingo, joder. Qué perro, qué bruto, qué mal me pones siempre. Pero me callo. Pero no insisto. Pero te espero. 
Te espero. 10 días ya. Mi récord desde el origen de los tiempos estaba en unos 5 días. Pero la voluntad todo lo puede. Mandas tú. Te espero.


[Reflexión acerca de esto: Está demostrado que a más sexo, más ganas de sexo y viceversa. En estos días, se ha mantenido en mí un completo estado de excitación permanente 24/7 pensando en pajearme, follar y correrme ya. Siempre erecto. Casi cayendo muchas veces, mas sin hacerlo ninguna. Excitado y casto pendiente de él y sus movimientos para ver si algún día me lo gano. Esto daría para otra entrada, vaya… En cualquier caso, lo he encontrado un poco aburrido (cuando te masturbas pensando en castidad puedes abrir mucho la imaginación con otros complementos, pero cuando te vas a dormir y te tienes que poner a leer un libro… vaya. Diría que la parte más difícil es la noche). Ese ansia constante de pensar simplemente en cualquier mínimo acto sexual te hace estar alerta, sentirte necesitado de él. Esa es la palabra. “Necesitar”. Te vuelve dependiente.
Me despierto empalmado y cachondo (en circunstancias normales, no me suele pasar… la verdad es que mi micro pene no está duro generalmente cuando despierto, pero desde entonces sí). Tengo sueños húmedos. Me manda un WA con un simple “buenos días” y se me pone dura. Y, sinceramente, me jode un poco que me cueste tanto… no soy capaz de normalizar la situación; el sexo propio es algo tan tan presente en mi vida que me cercioro de que me vuelve más egoísta pensando en mi placer, más caprichoso teniendo lo que quiero al momento, más independiente y menos sumiso. Preferiría llevarlo mejor].

No quiero más que decirte que te quiero.
Tuyo, tuyo.

Actualización: 10 días que han tocado a su fin. Qué bien tus manos en mi entrepierna mojada. Qué bien.


perroladrador {JD}

7 comentarios:

  1. Desorientado me he quedado al leer la 'Actualización' ¿Qué significa? ¿A qué te refieres con «10 días que han tocado a su fin»?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Significa, ni más ni menos, que me ha hecho llegar al orgasmo JD... creía que se entendía bien, jeje.

      Eliminar
  2. La parte difícil de un sumiso es la entrega, difícil pues si no lo fuera no tendría valor per-se mas allá de una práctica sexual con uno u otro fetiche. Y por eso mismo más se valora esta entrega desde la parte dominante, a mi que un sumiso se ponga a decirme si-mi-amo a la primera de cambio no me vale pues no veo entrega por ningún lado. Y cuando esta entrega se hace a modo de ofrenda como es este caso, tu abstinencia, se valora y se recompensa. Tu, sin duda, te has ganado la recompensa este fin de semana. Sigue así perroladrador.
    Firmado JD

    ResponderEliminar
  3. Hola lindo
    me gusta tu entrada, me gusta porque comparto muchas de las cosas que dices, las siento pero cuesta encontrar el equilibrio a nuestros sentimientos. Y el equilibrio sobre todo a una relación que no es convencional, que va contra lo que hemos estudiado, lo que hemos aprendido...uno ha de dejarse llevar y sentir.
    Pero a veces no somos sólo nosotros que nos sentimos perdidos, muchas veces creemos que nuestros Dom son infalibles, que tendrán todas las respuestas, que nunca sentirán contradicciones en sus sentimientos que jamás dudarán. Y eso no es cierto. Y debemos aprender también eso.
    Yo estoy en ese proceso. Y en tu reflexión. No siempre tendremos todos los síes que queremos ni todos los nos...o a veces querremos un no y tendremos un sí...pero eso no está en nuestras manos. Ni nos leen el pensamiento, ni deben hacer lo que nosotros siempre deseamos...pataletas...eso me gustó...yo creo que tengo infinidad de ellas...y además debo aprender a saber realmente lo que deseo...y eso es lo más difícil. Definirse.
    Un abrazo gigante. Me apunto tu espacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eva! Me ha encantado tu comentario :)
      Creo que es muy acertado lo que dices. Supongo que esto es un camino que recorrer, con calma y poco a poco... Como dice esa canción "el equilibrio es imposible cuando vienes y me hablas de nosotros dos" :P
      Un abrazo y gracias por la visita.

      (Por cierto, ¿eres del blog de "todos los días 3", no?)

      Eliminar
    2. Si, soy la "otra parte" de "todos los días 3"...
      la que siempre pelea...grrrr...
      aunque nadie dijo que era fácil ¿no?

      Eliminar

¡Hey!, recuerda comentar todo aquello que has pensado al leerme, pero hazlo de manera constructiva y respetuosa, por favor. Siempre motivan los comentarios, así que espero el tuyo.