jueves, 8 de diciembre de 2016

La ofrenda (por JD)

Hoy hace un mes que perroladrador decidió por su cuenta hacerme una ofrenda o un regalo, consistente en una especie de control sobre su sexualidad. Esa no fue la idea inicial, el caso es que decidió no masturbarse hasta no tener sexo conmigo, evidentemente no vivimos juntos en este momento y pasan días sin vernos en persona. Dije que esa fue la idea inicial pues él mismo no tenía intención de continuarla en el tiempo.
Pero pasó algo que él no esperaba, esos días de abstinencia estaba más sereno, mas concentrado y con más ganas de verme. Y cuando por fin nos vimos estaba mucho más entregado a mí y con todos sus sentidos puestos en mi. Al mas mínimo roce mío o palabra se excitaba y empalmaba. Y el sexo fue mucho más intenso que de costumbre, mucho más placentero para ambos, su entrega era total. 

Cuando me enteré del regalo me agradó sobremanera, me sentí halagado a la par que deseado. Me excitó mucho también el hecho de poseer ese control sobre su sexo y así fue como el regalo puntual se ha convertido en algo continuado.

Desde entonces no se masturba, aunque tiene la puerta abierta a pedírmelo pero yo decido si dejo que se masturbe o no. Por el momento no me lo ha pedido y los días que nos vemos está casi continuamente excitado, yo juego a calentarlo y cuando se empalma lo dejo con las ganas. Esto hace que nuestros encuentros sexuales sean mas intensos y el placer de ambos haya aumentado con creces.

Aunque el tema de control sexual nunca me había llamado la atención quizá debido a que lo asociaba al uso de aparatos tipo cinturón de castidad, esta faceta mas psicológica sí que me ha gustado y ha supuesto un nuevo escalón en nuestra relación.


Fdo. JD

2 comentarios:

  1. ¡Buen regalo!!!
    Ahora el siguiente paso el, "control del orgasmo". Mantener al perro excitado, al borde del orgasmo sin dejarle terminar.
    Si no lo habéis probado deberías probarlo, puede ser muy intenso.

    ResponderEliminar
  2. En eso estoy AmoSevero, como puse en la entrada juego a mantenerlo excitado durante el día para hacerlo "terminar" cuando yo quiero. Lo siguiente más que el control del orgasmo será la negación del mismo, tanto como castigo como por mi propio placer.
    Gracias por tu comentario, saludos.

    ResponderEliminar

¡Hey!, recuerda comentar todo aquello que has pensado al leerme, pero hazlo de manera constructiva y respetuosa, por favor. Siempre motivan los comentarios, así que espero el tuyo.