domingo, 8 de enero de 2017

Dosificando (por JD)

El rol del dominante o del amo a priori puede parecer fácil, solamente se trata de dar ordenes y castigar cuando las ordenes no se cumplen, se podría pensar. Pero cuando se trata de hacerlo viable en un 24/7 continuo o de ejercer el rol en pareja en la vida cotidiana no es en absoluto fácil. No se puede ir con la fusta en la mano todo el día y tampoco se puede castigar indiscriminadamente por cualquier falta por nimia que sea.

JD - Fin de año 2016
Hay que dosificar en grados la dominación e ir averiguando en la práctica cuando se puede presionar más y cuando hay que aflojar. Y no me refiero sólo a adecuar los castigos a las faltas según sean estas más o menos leves, esto es relativamente sencillo. Lo que encuentro complicado es ejercer la dominación cuando no hay faltas por parte del sumiso. Es complicado pues si ejerces demasiada presión imponiéndote en absolutamente todo, la vida real deja de serlo y se convierte en una sesión sádica que tarde o temprano deja de tener sentido, a no ser que sea eso precisamente lo que se busca, el sadismo por el mero sadismo. Y si no se ejerce presión a la hora de tomar decisiones pronto empieza a diluirse en una relación vainilla pues el sumiso no percibe autoridad y quiere hacer siempre lo que el quiere. El termino medio que se dice, y es difícil encontrarlo pues cada pareja es un mundo y se tienen distintas necesidades. En mi caso me esfuerzo por encontrar el punto en el que las necesidades de ambos se cubran sin generar tensiones. Cuando me muestro firme en todas las decisiones funciona sin problema, pero llega un punto en que perroladrador crea resistencia a esa firmeza y empieza a ser más insistente para salirse con la suya, en ese momento si mantengo la firmeza él suele obedecer pero a las malas, con orgullo, creando tensión en los dos pues su enfado acarrea el mío también.

Si en ese momento cedo o aflojo entonces perroladrador se crece en su orgullo y se cree que él también manda o incluso se atreve a decirme que como voy a mandar en lo importante si cedo en lo pequeño y esto evidentemente también acarrea mi enfado. Tengo que decir que perroladrador se esfuerza en vencer su orgullo y se lo recuerdo constantemente, pero si que no puede evitar ser como un cachorrillo al que llevas de la correa, si tiras mucho se ahoga y si aflojas echa a correr. Así que por mi parte, seguiré esforzándome en encontrar siempre la dosis adecuada de dominación en cada momento para que nuestra relación salga adelante, pues esa, como dominante, es mi responsabilidad.

Fdo. JD

6 comentarios:

  1. Sois una inspiración, y vuestra relación me produce una gran ternura. No tiene que ser fácil para ti ejercer constantemente esa presión, pero perroladrador necesita ir dándose cuenta poco a poco de cuál es su lugar, de la importancia de la obediencia y de la ausencia de orgullo. Seguro que con tu guía y tu ayuda lo consigue. Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Procuramos ir poco a poco avanzando, sin prisa pero sin pausa. Un abrazo para ti también y espero que te sigan gustando las cosillas que vamos poniendo.

      Eliminar
  2. Lo que escribes es el meollo de una relación 24/7: ¿cómo mantenerse en estado D/s? Si supiera cómo, te lo diría.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como diría Manquiña "el concepto..". El tema es no desanimarse y perseverar sin perder de vista el objetivo, la viabilidad 24/7 de una pareja de rol D/s. Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Una reflexión muy importante y más profunda de lo que pudiera parecer. Muchas Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que captaras la esencia, un saludo y gracias también a ti por comentar.

      Eliminar

¡Hey!, recuerda comentar todo aquello que has pensado al leerme, pero hazlo de manera constructiva y respetuosa, por favor. Siempre motivan los comentarios, así que espero el tuyo.