lunes, 27 de febrero de 2017

DESigualdad

El primer día que JD y yo hablamos seriamente sobre el tipo de relación que queríamos tener, recuerdo que me sentí vulnerable. Él hablaba con seguridad (como siempre) y decía que sólo su opinión prevalecería, que yo no podría recriminar ni discutir ni negarme. Nada. Podía tener opinión, claro, pero prevalecería la suya y en algún caso puntual, sería tomado en cuenta.

 ¡Me sentí tan pequeño...! Él lo tenía todo claro ya; no iba a ser un dominante a mi medida ni a esforzarse en cumplir mis expectativas. Quería un todo o nada. Reconozco que esa magnitud me dio un poco de miedo... porque yo estaba perdiendo todos mis derechos en esta relación, estaba cediéndole lo importante, estaba renunciando a mi juicio y criterios...
Es difícil este momento para cualquier sumiso. Es un momento de confiar y confiar mucho (JD siempre dijo eso y realmente tras 4 años juntos había mucha confianza)

Ahora viene lo importante: No me he vuelto a sentir así nunca más. Y estoy seguro de que hay parejas que, gozando aparentemente de igualdad total, se han sentido vejados o no tomados en cuenta más de una vez. Puede ser que él tenga la última palabra, pero la mía la escucha con amor y respeto. Puede ser que el estilo de vida DESIGUAL sea la respuesta, no quisiera yo predicar nada, mas cada día que pasa nos sentimos más desvinculados del BDSM y más vinculados a una relación desigual, dominante-sumiso, pareja-novios-maridos.

Sí. Es un estilo de vida en el que tiene cabida absolutamente todo tipo de prácticas (amorosas o no) y es el estilo adecuado, que nos hace ser, sentir y funcionar.
No. No es ese juego morboso. Es la manera de proceder en el día a día, de gritar, disfrutar, amar, llorar. De mirarnos. De morder. De moldear, arreglar para después romper. De sentir, sentir. 

Descartamos la igualdad como animal de compañía. Nos sentimos tranquilos y con la verdad en la mano -nuestra verdad, al menos- Por primera vez adecuados y mirando a un mismo frente. Hablaremos más acerca de todo esto pronto, el movimiento que nos mueve, que nos va haciendo fluir... sin forzar, con tranquilidad y muchísima comunicación. Todo marcha.

Yo me siento muy suyo; todo lo suyo que a él le gusta que yo me sienta.
Él, por su parte, me ata, me agarra fuerte en cualquier lado, consciente o no... :P (para muestra un botón)


P.D: Prometo una entrada con mucha más chicha para la semana que viene, que mi Amo hablará sobre un tema sexual que seguro que os interesa a más de uno^^

perroladrador{JD}

6 comentarios:

  1. Me gusta esta entrada y la promesa de entrada para la semana que viene :)

    ResponderEliminar
  2. El sentirte mío, la entrega que mencionamos a menudo, la pertenencia a alguien (Yo) es lo que te proporciona la seguridad para que desaparezca la vulnerabilidad que mencionas al principio. El tenerte agarrado me encanta, lo sabes, siempre te digo de broma que es para que no te escapes o no te me roben, pero es cierto que me sale hacerlo inconscientemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que ya sólo siento seguridad y confianza ciega a dejarme caer en tus brazos por siempre. Te quiero, te quiero.

      Eliminar
  3. A veces no es necesario mucha chicha para hacer una bonita entrada.
    A veces las cosas sencillas son las más bellas.
    La clave de una relación, del tipo que sea, es sencillamente que fluya con naturalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síp, dejarse fluir es algo genial, a veces hay que dejarse un poco de rollos jeje.

      Eliminar

¡Hey!, recuerda comentar todo aquello que has pensado al leerme, pero hazlo de manera constructiva y respetuosa, por favor. Siempre motivan los comentarios, así que espero el tuyo.